¿Qué es?

Las flores de Bach son una serie de treinta y ocho elixires florales que actúan positivamente sobre los estados emocionales negativos o sobre aquellos que nos hacen perder el bienestar  y el equilibrio emocional.
Son elixires naturales que se pueden aplicar por vía oral o tópica. Se pueden aplicar de manera puntual e individualmente o hacer una fórmula para tratar estados emocionales transitorios o  de estructura de la personalidad. Para programas emocionales adquiridos, que ya han sido automatizados y también para desarrollar la inteligencia emocional.

¿Para qué?

 Los elixires florales tienen un efecto regulador, nos ayudan a hacer conscientes nuestras dificultades, conflictos y emociones exaltadas, que no sabemos gestionar  y que nos mantienen en tensión o incluso nos impiden vivir con libertad y plenitud hasta que llegamos a enfermar.
Desbloquean todo tipo de emociones limitantes, mecanismos de defensa, programas automáticos con los que funcionamos. Miedos, indecisión, confusión, desánimo, ansiedad, frustración, shocks, desmotivación, celos, envidia, rabia, falta de aceptación, insatisfacción, culpa, vergüenza, complejos, apegos, depresión, estrés, preocupación, inseguridad, apatía, etc…
Las flores de Bach aportan conciencia a  estas emociones, las sitúa en el lugar adecuado para integrarlas y poder tomar una actitud positiva ante la vida.